Artículo

CIRO BELTRAN EN MetroArte 

EL REGRESO DEL COLOR A MetroArte

PROYECTO MURAL PARA LA ESTACION CHILE-ESPAÑA DEL METRO DE SANTIAGO

Visita al taller del artista coordinada por serΔRTE en Alianza con SPACIONOMADE

sic:

Nací y me crie en la calle Chile-España a dos cuadras de Irarrázaval, en el número 234. Desde mi niñez, he vivido y observado todos los cambios del barrio a lo largo de 50 años. Cuando era niño, esta calle tenía dos pistas y un solo sentido de tráfico. A ambos lados del pavimento, había espacio de tierra con grandes árboles. Chile-España no se conectaba con la calle Macul, ni con Los Leones. Yo jugaba a la pelota todas las tardes sin problemas con el tráfico y visitaba todos los pequeños negocios de barrio que fueron desaparecieron cuando conectaron Macul con Chile-España. 

Tenía una autentica vida de barrio tranquila; allí iba al peluquero, a la panadería y al quiosco de diarios y revistas. La casa la compró mi abuelo cuando la estaban construyendo y mi mamá llego a vivir ahí con menos de dos años de edad. Cuando yo regresaba del colegio lo hacía a veces por Irarrázaval y otras por Los Leones. No recuerdo bien, pero seguramente en 1972, la pared de la larga muralla de Los Leones, entre Sucre y Simón Bolívar, fue pintada por los niños del colegio Santa Gema que todavía existe. Parte de mi recuerdo se conecta con la impresión que me causaron los colores de los murales; era mi mejor película cada día. 

 

Pasaron los años, crecí y quizás fue ese recuerdo impreso vivamente en mi memoria que me hizo regresar en 1986 a hablar con el director del colegio para pedir esta misma muralla y hacer mi mural. Estaba en el segundo año de mis estudios de arte en el campus de Las Encinas de la Universidad de Chile. Así surgió el Muro de Los Leones. 

Recuerdo que luego del primer día de trabajar, fui a la mañana siguiente muy temprano a hacer diapositivas, pensando que el mural sería borrado de inmediato, como sucedía con las frases que se pintaban en esa época. ¡Me extrañó que todavía permaneciera! Los dibujos tenían cierta similitud a pinturas rupestres, petroglifos y geo glifos, imágenes que me interesaban mucho en esa época, tanto que hasta pensé en estudiar arqueología. Pasó mucho tiempo y los dibujos nunca los borraron. Eso me daría ánimo y tiempo para seguir avanzando hasta llenar la muralla completa. Posteriormente, llamé y definí esta intervención “El Muro de Los Leones”, la cual ha estado presente en el barrio entre 1986 y 1998. 

 

Durante ese tiempo y por doce años, también pinté en otros lados como en Valparaíso, en la misma calle Las Encinas donde está la Escuela de Arte de la Universidad de Chile, o en espacios industriales de la periferia de Santiago. De todos esos lugares donde he hecho murales, el más significativo para mí es “El Muro de Los Leones”.  Más allá de un mural, es una marca y signo de mi conexión con mi barrio, y una forma de comunicarme con otros de la ciudad, desde un espacio urbano de pertenencia, al que reconozco como propio.  

“El Muro de Los Leones”, además de ser una obra que comenzó como un gesto de identidad de barrio y pertenencia, ha sido un trabajo que me abrió puertas y reconocimiento en el mundo del arte. A partir de ese trabajo, me invitaron a exponer al Goethe Institut en 1987, y en la exhibición Cirugía Plástica, en la que invitaron a un grupo importante de artistas chilenos a Berlín en 1989. En ambas exhibiciones, mostré trabajos directamente relacionados con “El Muro de Los Leones”.

Por todo esto, cuando me enteré del inicio de las obras para la futura estación del metro Chile-España, me puse en contacto con Metro Arte para proponer un trabajo artístico en esa estación específica. Ambos extremos de la Calle Chile-España, estarían conectados por una relación histórica de construcción de una imagen identitária a partir de “El Muro de los Leones”, la cual expresará los cambios significativos históricos en este pequeño barrio, del cual, como artista, me he sentido profundamente identificado.   Así podemos decir que el proyecto para esa estación tiene una directa y estrecha relación con el trabajo del “El Muro de Los Leones”.

 

Desde el año 2017 y en relación directa con este proyecto para el Metro he vuelto a pintar “El Muro de los Leones”, con imágenes similares a las de sus años iniciales, manteniendo de esta manera una continuidad de forma y contenido. También pinté las paredes verdes que protegen el lugar donde se están realizando las obras para la estación Chile-España.

Este proyecto mural consiste en una pintura a gran escala que medirá 3,66 metros de alto por 27 metros largo. Instalada en los espacios asignados para este fin dentro de las instalaciones del Metro correspondiente a la estación Chile-España. La iconografía del mural está relacionada con los motivos y formas elaborados en el llamado “El Muro de Los Leones” junto a los últimos años del desarrollo de mi pintura. 

Este proyecto de pintura mural revive un trabajo referencial e histórico que permanece en la memoria de los transeúntes y vecinos que convivieron con estas imágenes por más de una década en el barrio y la comuna de Ñuñoa.

 

Ciro Beltrán

2018

SPACIO NOMADE MEDIA PARTNER DE:

LOG LP.PNG
serArte Logo Alta PNG.png